¿Bilingües? Cómo enseñar otro idioma a los niños sin forzarlos. (El Mundo)

 Aprender otro idioma

 26/01/2015 

Hablamos con Jill Stribling, directora y Fundadora del centro English for Fun, para saber lo que buscan los padres, qué implica el bilingüismo y cómo hacer que nuestros hijos aprendan otro idioma sin forzarlos.

¿Cómo son los niños bilingües?

Existe la creencia de que ser bilingüe solo se puede conseguir si el niño empieza a hablar simultáneamente dos idiomas, pero Jill Stribling no está de acuerdo: “es un mito que no se pueda ser bilingüe pasada cierta edad“, asegura. Aunque lo ideal es comenzar en paralelo, se puede ser bilingüe aprendiendo más adelante.

El 68% de la población es bilingüe -comenta Jill-. En los países del norte de Europa, o en Holanda y Bélgica, por poner algunos ejemplos, sus habitantes manejan simultáneamente dos idiomas. Países como España o Estados Unidos son los irregulares, los que se encuentran por detrás en el conocimiento de otros idiomas”.

Jill sabe de lo que habla. Ella es estadounidense de nacimiento y española de adopción; lleva en este país más de diez años.

Los niños bilingües son más creativos, desarrollan el cerebro de manera diferente y tienen una mayor autoestima

Tras cinco años de trabajo en Estados Unidos como pedagoga y psicóloga, materias en las que cuenta con una sólida formación universitaria, llegó a España para trabajar en el Colegio Americano de Madrid donde impartió clases hasta 2008, año en el que decidió emprender su aventura: English for Fun.

A lo largo de estos años, Jill ha aprendido que se puede aprender un idioma y ser bilingüe si se estudia de la manera adecuada. Ella ha encontrado ese método: que los niños se diviertan mientras aprenden. “Lo más gratificante es verles llegar sonriendo a recibir sus clases”.

Cualquier niño puede ser bilingüe“, asegura y añade que las personas bilingües no solo tienen la ventaja de saber hablar en otro idioma, con los beneficios que eso reportará a nivel profesional, sino que también condiciona psicológicamente: “los niños bilingües son más creativos, desarrollan el cerebro de manera diferente y tienen una mayor autoestima“.

Por otro lado, no se puede concebir un mundo global sin la posibilidad de comunicarse.

Aprender bien

Una apuesta segura es la inmersión total en el idioma. Cursos de inglés en los que no se hable en español facilitan que los niños se acostumbren a escuchar otra lengua, a su fonética y expresiones y lo asocien con las personas que siempre le hablan en ese idioma.

No hay que dar importancia a que los niños se resistan a hablar en inglés. Es totalmente normal que busquen comunicarse en el idioma con el que se sienten más cómodos. Poco a poco irán arriesgándose porque, con este tipo de lecciones “por inmersión” tendrán que comunciarse en ese idioma para participar en las actividades.

Si los niños se sienten presionados acabarán bloqueando el idioma y será más difícil que disfruten con el aprendizaje

Un error muy común que cometen los padres es presionar, sin darse cuenta, a sus hijos. El típico “dime algo en inglés” cuando les recogen a la salida de clase actúa de forma muy negativa sobre los pequeños.

Si se sienten presionados, acabarán bloqueando el idioma y será más difícil que disfruten con el aprendizaje y, por lo tanto, que aprendan.

Por otro lado, el cerebro necesita un tiempo para poder lanzarse a hablar en otro idioma. “Es como sumar”, comenta Jill, “es imposible que un niño aprenda a sumar sin conocer antes los números”. Intentar que el primer día de clase hablen en inglés es como pretender que hagan sumas de tres cifras cuando aprenden los primeros números.

Es importante que los padres comprendan que aprender un idioma lleva un tiempo. De hecho, los primeros 6 meses a un año, son lo que se llama “el periodo de silencio”, un tiempo necesario durante el cual el niño es incapaz de hablar en inglés, pero su cerebro está trabajando. Un día, de repente, comenzarán a construir frases correctamente.

Qué pueden hacer los padres

Es conveniente que antes de tomar la decisión de qué tipo de metodología o centro queremos para formar a nuestros hijos en otro idioma, nos informemos visitando el mismo o hablando con otros padres que hayan utilizado esa metodología.

También hay cosas sencillas que podemos hacer los padres con los hijos para ayudarles a familiarizarse con el inglés:

  • Ver siempre la televisión en inglés. Ahora, con la TDT, es una herramienta muy sencilla al alcance de todos. Basta con cambiar el idioma en las opciones de audio.
  • Ver películas en inglés. Además podemos aprovechar para hacer de éste un momento de diversión en familia.
  • – Podemos inculcarles el amor a la lectura también en otro idioma utilizando libros bilingües adaptados a su edad que podemos encontrar en las bibliotecas municipales y en las de los centros educativos. En algunas bibliotecas también disponen de audiolibros que podemos escuchar en casa o reservar un tiempo concreto del día, similar a la lectura de antes de dormir, como los trayectos en coche, por ejemplo.
  • – Buscar actividades sencillas y divertidas con las que acompañar al niño en su día a día. Por ejemplo, si en el colegio está aprendiendo los colores en inglés, podemos buscar en casa o de paseo cosas que sean red, green o yellow.
  • – Descargar aplicaciones para ipad o iphone en otro idioma que los niños pueden utilizar, siempre asegurándonos de que sean adecuadas para ellos.
  • – Una buena idea es que los padres se apunten a clase con los niños. Crear esta rutina hace que aumente la complicidad entre padres e hijos. No hay mejor ejemplo para los niños que sus padres.
  • – Si los padres ya hablan inglés con fluidez, pero no es su primera lengua, se han popularizado distintas técnicas para enseñar inglés a los niños que buscan que relacionen ese idioma con actividades o lugares concretos.
  • – La estrategia de tiempo: Los niños aprenden un idioma cuando ya dominan otro o aprenden dos a la vez, pero con un horario determinado. Por ejemplo, un día se habla español y el siguiente, inglés.
  • – La estrategia de actividades: se reserva la comunicación en ese idioma para una acción en concreto, como el juego o el ver una película.
  • – La estrategia de tema: La familia emplea un idioma para hablar de algo en concreto. Por ejemplo, si hablamos de las series que vemos en la televisión, lo haremos siempre en inglés.

Acerca de Juan de Dios Martín

Orientador de Educación Infantil y Primaria
Esta entrada fue publicada en General, PARA EL PROFESORADO, PARA LAS FAMILIAS y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿Bilingües? Cómo enseñar otro idioma a los niños sin forzarlos. (El Mundo)

  1. Pingback: Web 5 estrellas, “El orientador del cole” | Blog de Santi. UCAM Campus de Cartagena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s