Dormir con los hijos, ¿buena o mala costumbre? (ABC, 9-2-2013)

Dormir con los hijos, ¿buena o mala costumbre?

Gema Lendoiro
Día 09/02/2013
  

Conozca las ventajas e inconvenientes de «pasar la noche en familia»

 
Dormir con los hijos, ¿buena o mala costumbre?

 
 

Es una escena repetida en miles de hogares: niño que se despierta en su cama de madrugada y/o llora para que sus padres acudan a consolarlo y no se duerme si el padre o madre lo acompañan en el intento, o el niño (si ya sabe caminar y es autónomo para hacerlo) se levanta y acude a la cama de los padres.

Y en el momento en que el niño se mete a dormir con los papis llega la gran pregunta: ¿Qué hacemos? ¿Se lo permitimos? Muchos padres no están muy de acuerdo pero aceptan por poder seguir durmiendo, por comodidad. La otra opción sería levantarse en mitad de la madrugada y acompañar al niño a su dormitorio para que vuelva a dormirse en su cama, y si no quiere estar un rato con él hasta que vuelva a conciliar el sueño. Teniendo en cuenta que eso puede pasar una o dos veces cada noche con el consiguiente desvelo, muchos padres optan por la solución más rápida y que, en principio, parece hacer sufrir menos a ambas partes. Pero, ¿es lo correcto?

Parece que no hay reglas y los expertos, en esto, no se ponen de acuerdo. Así como hay unanimidad en la comunidad científica de que el mejor alimento del bebé es la leche materna, los estudiosos de la crianza se dividen en los que apoyan dormir con los hijos (colecho) o los que defienden que hay que acostumbrarlos a que duerman solos.

En lo que sí parece haber unanimidad es en que los cachorros humanos, en su mayoría, prefieren dormir con los padres. Hay excepciones, claro está, pero superan los que sí a los que no. ¿Por qué? Por algo tan sencillo como el apego que todos los mamíferos (de sangre caliente) muestran entre sí. Muchos padres también gozan de dormir con sus hijos, otros, sin embargo, no son muy proclives porque, dicen, no descansan igual. Cada familia es un mundo y todas las opciones son buenas mientras no se comprometa la salud del infante.

Como siempre, todo depende de las edades de los niños. No es lo mismo que un recién nacido duerma entre sus padres que lo haga un niño de ocho años. La probabilidad de aplastar a un bebé es infinitamente mayor por razones obvias. Precisamente aplastar al bebé o provocar su asfixia de manera involuntaria son las principales desventajas por las que algunos expertos no lo aconsejan. Otras son porque los niños se «acostumbran» a dormir acompañados y cuando los padres deciden que es el momento de que duerman en su habitación solos, tienen una fuerte oposición por parte de los enanos. Algo que, visto desde el punto de vista psicológico, parece bastante lógico y normal. Sin embargo, otros niños aceptan con naturalidad irse a dormir solos. Cada niño es una historia diferente.

Ventajas

•Facilita la lactancia nocturna. La madre puede darle el pecho al bebé cuantas veces quiera sin tener que levantarse, descansando mucho mejor y haciendo que el amamantamiento sea algo más placentero. Es sabido que la lactancia por la noche es muy importante ya que es cuando el organismo pone en circulación una mayor cantidad de prolactina, la hormona que estimula la secreción de la leche, lo que viene a traducirse en cuanto más pecho tome el bebé por la noche, más leche tendrá la mamá durante el día.

•Da tranquilidad a los padres. Muchas madres, especialmente las primerizas, tienen verdadera obsesión si el bebé no se despierta frecuentemente, constantemente van a comprobar si respiran. Dormir con ellos quita esa preocupación porque notan su respiración y así lo comprueban cada vez que se despiertan en la noche. No sólo eso, muchas madres duermen más tranquilas cuando sus hijos son muy pequeños teniéndolos cerca y por esa razón rechazan la idea de que duerman en otra habitación.

•Parece comprobado que los bebés que duermen con sus padres duermen más (o se despiertan menos). Se sabe que los bebés, y los adultos, se despiertan varias veces durante la vigilia. Si al despertarse notan la presencia de sus padres enseguida vuelven a dormirse, sin embargo si están solos, y como método de supervivencia, reclaman a sus padres como sólo saben hacerlo, llorando.

¿Por qué (casi) todos los niños quieren dormir con sus padres? Esto es muy interesante desde el punto de vista de la antropología. Se sabe que el cerebro humano apenas ha sufrido grandes desarrollos en miles de años. Es de suponer que el bebé hijo del homo sapiens no dormía en un cuna en una confortable casa a salvo de cualquier animal salvaje que pudiera devorarlo, así que la naturaleza, en su infinita sapiencia y búsqueda continua de la supervivencia ha creado sus propios mecanismos de defensa, de manera que un cachorro humano que duerme con sus padres tiene muchas más probabilidades de llegar a ser adulto que otro que se queda a merced de depredadores. Obviamente, un niño del siglo XXI duerme en una confortable cuna a salvo de la lluvia, el viento, el frío y los lobos, pero eso su cerebro no lo sabe. De ahí que la naturaleza cumpla con su labor.

Póngase usted como ejemplo, ¿dormiría a pierna suelta en una casa abandonada en medio de un bosque si estuviera solo? ¿O por el contrario se mantendría alerta para preservar su seguridad? Sin embargo, si tuviera que pasar usted la noche en uno de los mejores hoteles de la ciudad seguramente dormiría a pierna suelta sabiendo que su seguridad está más que salvaguardada. ¿Cree usted que está malcriado por no saber dormir en medio del bosque o simplemente actúan sus mecanismos de defensa para sobrevivir? A los niños les pasa igual. A determinadas edades (de o meses a un año y medio, más o menos) no pueden entender que sus padres están en la habitación de al lado y por tanto se resisten a dormir solos.

Desventajas:

•Padres que no descansan: muchos padres reconocen que si duermen con sus hijos no descansan lo suficiente; algo bastante comprensible si tenemos en cuenta que los niños se suelen mover mucho durante la noche, dan patadas, se despiertan…

•Pérdida de la intimidad en la pareja: Si los niños duermen con sus padres siempre, es posible que la pareja vea su intimidad y relaciones sexuales disminuidas pero siempre existe la opción de buscar otros momentos para tener esas relaciones que no coincidan con el horario de dormir.

•Entorpecer el desarrollo evolutivo del niño: Esto es, según la piscóloga Isabel Carrasco, psicóloga clínica de cinteco y experta en psicología infantil, a partir de determinadas edades como los siete, ocho años. Los niños necesitan desarrollar su espacio y acostumbrarse a él. Dormir a los 12 años con los padres lo considera «patológico».

•Se les «malacostumbra». Sobre este tema hay muchísimo debate. Empezando por ¿qué es mal acostumbrar? Mucha gente considera que una mala costumbre es ser impuntual pero nunca que un niño quiera dormir con sus padres. Sin embargo, otros padres consideran que permitir a los niños dormir con ellos es mimarlos demasiado o, como nos dice Isabel Carrasco: «si los niños no son unos bebés y les está dando el pecho su madre o no tienen una enfermedad o están malitos que son momentos excepcionales, es mejor que duerman en su habitación porque desde el punto de vista evolutivo necesitan tener su espacio». «A veces, añade la psicóloga, es la madre la que tiene la imperiosa necesidad de dormir con el niño, lo he visto muchas veces en mi consulta, madres separadas o familias sin padre en las que se genera una intimidad tan grande que, llegado a unos años, puede convertirse en patológico que trae problemas».

Este tema, controvertido como pocos, tiene grandes defensores y grandes detractores. Lo importante es que cada padre tenga muy claro qué quiere para su hijo y por qué lo quiere, que actúe conforme a su instinto y a sus necesidades, ya que sólo los padres son los responsables, para bien y para mal, de la manera que tienen de actuar con sus hijos.

 
 
 

Acerca de Juan de Dios Martín

Orientador de Educación Infantil y Primaria
Esta entrada fue publicada en General, PARA LAS FAMILIAS, PARA ORIENTADORES. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s