Un cociente intelectual de 130 no significa nada. El Mundo

‘Un cociente intelectual de 130 no significa nada’

La psicoterapeuta Jeanne Siaud-Facchin durante la entrevista en el...La psicoterapeuta Jeanne Siaud-Facchin durante la entrevista en el Instituto Francés de Madrid. I. F.

Lleva años diagnosticando y tratando los problemas que provoca el exceso de inteligencia en la infancia. Tras pasar por su consulta muchos niños con dificultades por este motivo, se dio cuenta de que sus padres habían tenido los mismos problemas que sus hijos y no sólo eso, sino que décadas después seguían arrastrando un desajuste con su entorno. Por eso, la psicoterapeuta Jeanne Siaud-Facchin, una de las principales expertas en este campo, se decidió a escribir ¿Demasiado inteligente para ser feliz? (Paidós), un libro en el que analiza el día a día de los adultos superdotados, las herramientas para realizar un diagnóstico correcto y algunos trucos para que la inteligencia sea un buen aliado. Autora también de Cómo la meditación cambió mi vida, reconoce que llegó a ésta a la par que trataba a sus pacientes, herramienta que aprovechó para serenar la mente de las personas superdotadas: “su cabeza siempre está activa, del pasado al presente y de este al futuro. Nunca paran. La meditación les viene bien porque les ayuda a parar y a vivir el momento, a serenarse”.

 

¿Cómo es una persona superdotada?
Tienen una personalidad muy paradójica. La estructura cognitiva de las personas superdotadas es muy diferente a la del resto de la población. Cuando reciben un estímulo, en su cerebro se activan muchas neuronas, lo que les genera miles de ideas y una gran dificultad para saber discriminar la información correcta. Es la primera paradoja. Además, la transición de los datos va más rápida que lo que tarda el cerebro en procesarlos. A eso se une que las conexiones entre la parte frontal del cerebro y la zona parietal también van más rápidas. Eso les da una gran potencia de inteligencia, pero también sobreabundancia de información, que les conlleva en la adolescencia una dificultad para organizar y estructurar el pensamiento. Es una fuerza y una fragilidad a la vez. Esta forma de inteligencia contribuye a una gran lucidez sobre lo que pasa en cada momento de la vida, que puede generar además sufrimiento por entender demasiado, por analizar demasiado, e interferir en la capacidad de ser feliz. El segundo aspecto fundamental es el relacionado con la creatividad emocional. Tienen hipersensibilidad, y algo banal se puede convertir en un cataclismo emocional. Las emociones siempre les invaden y esto puede generarles vulnerabilidad y dificultad para conectar con lo que les pasa. También les resulta complicado estar tranquilas y no pensar demasiado en el futuro o en el pasado. Además, tienen una inmensa capacidad de empatía, de sentir lo que sienten los demás. Esto crea una intensidad de vivir que a veces es difícil de llevar, pero también les genera creatividad, talento y fuerza.
Con estos rasgos, ¿en qué trabajo encajan mejor estas personas?
Pueden aplicar su inteligencia y sensibilidad a muchos sectores. Tanto en profesiones muy creativas, como las relacionadas con el arte, pero también pueden volcar su creatividad en empresas, en la ingeniería, etc. Lo importante es que puedan tener un entorno de agilidad y creatividad, porque todo va muy rápido para ellos, y tener la posibilidad de asociar ideas que no se hubieran encontrado de un contexto más lineal y más lógico. Por eso tienen a veces dificultades para adaptarse al mundo profesional, porque hay un desajuste, porque hay dos tempos. Su inteligencia les permite entender las cosas a 360 grados pero no saben cómo explicarlas porque tienen la convicción de que la realidad es como ellos la piensan. Eso hace que tengan una relación difícil con los jefes. No obstante, no siempre todo es rápido para ellas. A veces tienen la necesidad de detenerse en un punto, algo que les parece central mientras que los demás van a pensar que eso es algo anecdótico pero, ellas tratan de llegar siempre al final de las cosas. Esto les puede generar un sentimiento de desajuste, de no estar al mismo nivel que los demás y dificultad de sincronización.
¿Se puede confundir hiperactividad con una personalidad superdotada?
Los dos tienen una gran rapidez en el cerebro. Los hiperactivos van muy rápidos y, si nadie les interrumpe, funcionan. Pero, si se distraen pierden todas sus ideas. En cambio, los superdotados tienen un inmenso mapa donde se pueden apoyar y asociar sus ideas. No es la misma potencia a nivel intelectual. Para saber si una persona es superdotada, no basta con determinar su cociente intelectual (CI). Es como la fiebre en una enfermedad, que no te dice lo que tienes. Lo importante es saber cómo funcionamos, cuáles son los mecanismos que se activaron para producir ese CI, explorar la inteligencia pero también el mundo psicológico y emocional, para poder imbricar ambos aspectos. Se empieza a hablar de superdotados con un CI igual o superior a 130, pero esa cifra no significa nada. Una persona puede dar en un test de inteligencia un nivel más bajo porque sea muy ansiosa, inhibida o depresiva, y aun así ser superdotada. También es posible tener un CI elevado, de 140 por ejemplo, y estar en un modo patológico, como puede ser el caso de algunos autistas, que tienen una inteligencia muy particular. Es un índice que orienta el diagnóstico.
¿Se puede ser niño superdotado y feliz?
Sí, si el entorno se adapta y entiende la particularidad de estos niños. De lo contrario, pueden tener verdaderos problemas en el colegio, porque la escuela funciona de manera muy lineal, con mensajes que tienen que transmitirse de manera muy codificada. Ellos entienden todo a la primera, pero ven como el profesor repite todo varias veces para los demás, y esto les genera agitación y problemas en clase. Además, siempre necesitan comprender más allá, hacer preguntas, etc. Como son muy sensibles y tienen un concepto de la justicia muy elevado, van a discutir con mucha frecuencia con sus profesores por no estar de acuerdo con ciertas decisiones, lo que puede hacer que parezcan impertinentes.
¿Y qué recomendaciones les da a estos niños?
A veces está bien que se salten alguna clase, para que no vayan tan rápido, permitir así hacer funcionar su inteligencia. También les puede venir bien estar con niños mayores , con temas educativos más cercanos para ellos. Pero si todo ese sufrimiento les ha generado ansiedad y problemas, hay que llevarles a un psicoterapeuta para ayudarles, porque a veces tienen una imagen errónea de sí mismos.
¿Cómo son sus relaciones afectivas en la adolescencia?
Suelen comprometerse de forma más seria que el resto de adolescentes, porque el amor y el compromiso, como otras cosas, están sobredimensionados. Y por eso también tienen miedo a sufrir y a decepcionar al otro.
Entonces, ¿se suelen comprometer pronto y para toda la vida?
No, no siempre. Estas personas tienen una sensibilidad extraordinaria que puede dar lugar a consecuencias terribles para aquellas que no están bien. Porque intentarán multiplicar sus aventuras amorosas para seguir con esa intensidad amorosa, aunque ellas lo que buscan (tanto adolescentes como adultos) es el compromiso verdadero y auténtico. Pero muchas veces prefieren no comprometerse en lugar de tener un compromiso a medias. Como me dijo el padre de un paciente hace poco: “en realidad, son inválidos del matiz, del término medio. Es todo o nada”.
¿Hay diferencias debidas al género?
En las consultas médicas y psiquiátricas de Francia se ven cinco o seis chicos por cada chica. El motivo no es que ellos tengan más problemas sino que, aunque estemos en el siglo XXI, los padres de familia se preocupan más rápidamente por los chicos que por las chicas. Otra razón es que los problemas de los niños (ansiedad, depresión, o lo que sea) hacen más ruido. Ellos son más activos y atraen más rápido la atención de los profesores y de los padres. En cambio, las niñas intentan hacer lo mejor que pueden las cosas y lo que esperan de ellas, aunque tengan un problema. En los superdotados, vemos lo mismo. Los chicos se vuelven muy reactivos cuando no consiguen expresar lo que son. Las chicas en seguida se cuestionan y, cuando se sienten mal, lo ocultan. Años después, los problemas son mayores en ellas, porque los guardaron para sí mismas durante mucho tiempo. Y aún así, van a intentar adaptarse mientras que los hombres van a desarrollar problemas graves al estar en rebeldía, al intentar imponer su forma de ser.
¿Intentar ocultar esta falta de adaptación puede generar más problemas?
Sí. Depresión, problemas de imagen patológicos, sensación de ser nulo, de no valer, de no tener ningún valor.
¿Hay algún tratamiento farmacológico para estas personas?
No. Porque no están enfermas, ser superdotado no es una patología. Pero si no se desarrollan en un entorno adecuado, sí tendrán sensación de estar en otro plano, de pensar cosas que nadie imaginó, de entender cosas que nadie entendió, sensación de aburrimiento de su trabajo, de su pareja, un sentimiento de soledad enorme… Todo les genera confusión. Pueden estar recibiendo el mensaje de que son demasiado excesivos, demasiado sensibles, que plantean demasiadas preguntas, que van más allá en todo, que no dejan pasar ni una. Esta falta de adaptación crea desajuste, y esto puede llevarles a consultar con un médico. Si éste hace un diagnóstico erróneo, les diagnosticará unas patologías que sí las enfermarán, porque les recetarán pastillas que les harán enfermar.
Tiene que ser complicado vivir con estas personas, ¿no?
Sí. La sociedad tiene una especie de normalidad, del sentido del término medio, y la adaptación social para ellas es difícil a veces. Con frecuencia, la queja de adolescentes y adultos es tener la imprensión de estar a la vez con los demás y estar aislados. Una vez más están en otro nivel, en desajuste.
¿Cuál es la palabra que mejor les define? ¿Intensidad?
Bravo. De hecho, así se denomina a lo que les ocurre: Síndrome de intensidad. Son demasiado intensas.
 
Publicado en General, PARA EL PROFESORADO, PARA LAS FAMILIAS, PARA ORIENTADORES | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Aprender a estudiar, asignatura pendiente

Estrategias para luchar contra el fracaso escolar

  • Cualquier alumno, dicen los expertos, puede sacar buenas notas si está motivado, tiene autoestima y le enseñan cómo lograrlo

«Yo suelo suspender», «se me dan mal los estudios», «no soy de sobresaliente»… «mi hijo no vale para estudiar», «no se pone», «no tiene voluntad», «le falta base»… Este tipo de expresiones son repetidas a menudo por alumnos y padres de estudiantes que sufren fracaso escolar. Un grave problema que en España afecta a más del 25% de los alumnos y que no sólo tiene consecuencias para su formación y su futuro profesional, sino que empeora las relaciones familiares hasta el punto de convertirse en uno de los principales detonantes de las discusiones en el hogar.

Pero en opinión de muchos educadores, ni la pereza, la falta de voluntad o la escasa capacidad para estudiar son la causa del fracaso escolar. Si un alumno saca malas notas, aseguran, es porque no sabe cómo estudiar y por falta de autoestima y motivación. «No dudo de que ningún niño, adolescente o adulto que quiera cambiar sus notas y mejorarlas hasta el sobresaliente puede hacerlo en poco tiempo, si él se convence y espera lograrlo. Sólo depende de dar los pasos adecuados», afirma rotundo el profesor Fernando Alberca. Aún están a tiempo de salvar el curso y, más importante aún, aprender de una vez estrategias que sirvan para comprender y aprovechar lo que se estudia durante toda la vida.

Consejos para enseñar a estudiar, por Fernando Alberca SERGIO ENRÍQUEZ-NISTAL

«Estamos en un magnífico momento. Febrero y marzo son muy buenos meses para aquellos que tienen sensación de mucho fracaso acumulado, pues el hecho de que el periodo sea corto y la meta esté cercana estimula», asegura Alberca, que imparte clase tanto a estudiantes de Magisterio de la Universidad de Córdoba como a niños de Primaria del colegio Ahlzahir de la misma ciudad.

Este maestro entusiasta, que comenzó escribiendo libros sobre la felicidad, ha volcado sus 20 años de experiencia como profesor y director de colegios en Tu hijo a Harvard y tú en la Hamaca. Las claves para que sea un buen estudiante sin que tú sufras (editorial Espasa). En él ofrece un plan de acción y una serie de herramientas y ejercicios para cambiar de hábitos y actitud.

Motivación y autoestima + método

Imprescindibles han sido también sus vivencias como padre de ocho hijos, con edades comprendidas entre los seis y los 19 años. «Mis libros parten de mi experiencia y de ver tantísimo fracaso escolar. No puede ser que sea tan fácil pasar del suspenso al aprobado y que haya tantas familias pasándolo mal por este problema. Hay quien se siente peor padre porque no ha conseguido sacar lo mejor de su hijo. Los ingredientes necesarios para sacar buenas notas están en todos los seres humanos. Sólo hay que activarlos», sostiene.

«Estamos en una situación crítica y el sistema que tenemos hace infeliz a todos, a profesores, a padres y alumnos». Y es que, en su opinión «el fracaso escolar no sólo lo sufre el 25% de alumnos que no llega a superar 4º de la ESO, que es la titulación mínima que la OCDE considera indispensable para encontrar y mantener un trabajo. Afecta también a aquellos que siguen suspendiendo en Bachillerato o no pueden estudiar la carrera que desean porque no les llega la nota».

Las claves para revertir esta situación, sostiene, se sintetizan en la fórmula motivación y autoestima + método: «La voluntad no existe. Cuando alguien siente la necesidad de algo es cuando le sale la fuerza para ponerse a ello. Hay que saber encontrar la gasolina para que el Fórmula 1 que todos somos funcione».

Las notas

Asegura Alberca que «suspender dos asignaturas exige el mismo camino que siete, es cuestión de repetir la misma operación y la misma desmotivación. Cuando alguien saca su primer 8 se enciende la chispa». En su opinión, «el mayor enemigo de un mal estudiante es él mismo». Lo comprueba año tras año cuando, al inicio de curso, pregunta a sus alumnos de distintas edades qué nota creen que sacarán en su asignatura.

«Yo siempre digo que la nota que más me gusta es el 7 y 8, porque los alumnos que siempre sacan 9 y 10 tienen un peligro, que es el perfeccionismo. Por supuesto, no ocurre siempre pero, en ocasiones, estos alumnos no toleran la imperfección de los otros y tienden a la soledad y a la infelicidad. Y a veces creen que sus notas son lo mejor que tienen».

La actitud del profesor

Alberca considera que la escuela está diseñada para el hemisferio izquierdo del cerebro, relacionado con la memoria y el análisis y no para el hemisferio derecho, vinculado a la creatividad y la intuición:«Se triunfa cuando se encuentran las claves para hacer un examen». Tanto padres como profesores, afirma, pueden hacer muchísimo para motivar a los niños. «Es verdad que hay alumnos sobreprotegidos, maleducados e insoportables. Pero a veces es la actitud del profesor la que puede cambiar la actitud del alumno. Cuando se conecta emocionalmente con él, el cambio es radical».

LUIS PAREJO

Considera que «las nuevas tecnologías permiten no tener que memorizar demasiados datos que no son necesarios y centrarse mucho más en la reflexión, el análisis y la síntesis. No tiene sentido que aprendan datos que ahora tardan 13 segundos en encontrar en su smartphone. La cultura es aprender cosas y entenderlas, no sabérselas de memoria», afirma. «Creo firmemente que la Primaria debería centrarse sólo en leer (también números y estadísticas), hablar, escribir y pensar mejor».

Técnicas de estudio

Hace casi 35 años que José Pascual vio que la mayoría de los alumnos no sabía estudiar: «Nos dimos cuenta de que en muchos casos estaban desmotivados. Y la motivación es un tema clave en el estudio», afirma el fundador del Método Pascal, pionero en introducir en España el término técnicas de estudio.

Todo comenzó, recuerda, impartiendo un curso a tres alumnos. Desde entonces, más de 300.000 personas en toda España, desde alumnos de 4º de Primaria a universitarios y opositores, han seguido alguno de los cursos del Instituto Pascal, que son siempre presenciales: «Aspectos como la motivación y la autoestima requieren que haya un buen ambiente en el grupo», afirma.

«Nos encontramos con niños y adolescentes que piensan que no valen, que son alumnos de suspenso o bajas calificaciones. Esa percepción que tienen de sí mismos es negativa y les hace retardar su proceso de aprendizaje e incluso paralizarlo: como no valgo, ¿para qué me voy a esforzar? Y se establece un círculo vicioso». Pascual también se muestra convencido de que, a no ser que alguna enfermedad se lo impida, «cualquier niño que se lo proponga, establezca un plan y lleve a cabo una acción de estudio adecuada» puede sacar buenas notas.

«A mí me gusta hablar de éxito escolar, de éxito personal y de éxito profesional. Se trata siempre de mejorar como persona», resume. Por ello, subraya que las técnicas para aprender a estudiar «no van dirigidas sólo a alumnos con dificultades, también son para los que sacan buenas o muy buenas notas, y buscan la excelencia o estudiar la carrera que deseen. Y para profesionales que desean aprovechar mejor su tiempo». Precisamente, señala, «uno de los errores más comunes es pensar que ya sabemos cómo estudiar».

Lectura y comprensión

Leer rápido y comprender bien es una asignatura pendiente para muchos niños y adultos: «La comprensión lectora es la base del estudio. Ahora, con internet, velocidad y comprensión son clave pues tenemos mucha información disponible y hay que saber rápidamente si un artículo de 15 páginas interesa o no».

Fermín González García, doctor en Ciencias Biológicas y catedrático del área de Didáctica de Ciencias Experimentales de la Universidad Pública de Navarra, considera que «hay que pasar del enfoque conductista al cognitivista, es decir, de un aprendizaje memorístico al aprendizaje significativo. Hay que enseñar a cuestionar, a analizar la información para transformarla en conocimiento útil”, propone el profesor, especialista en la aplicación de mapas conceptuales y los denominados diagramas UVE para mejorar la calidad de la enseñanza.

Sin embargo, se muestra pesimista sobre la situación en España, pues afirma que «tanto las escuelas públicas como las privadas están llenas y no sienten la necesidad de mejorar y competir entre ellas. Como decía Platón, lo más importante es el comienzo y esto pasa por cambiar la mentalidad del profesor», reclama.

“El alumno siempre imita al profesor, reproduce un modelo. Si cambia el profe cambia todo, aumenta la autoestima, el alumno se siente valorado”, reflexiona González, que hace dos décadas, cuando ya había superado los 40, descubrió en EEUU un sistema educativo muy diferente: “No podemos seguir viendo con los mismos ojos una realidad que ha cambiado. La mayor parte de los profesores está anclado en el pasado. Hay algunas aportaciones nuevas, pero muy puntuales y en general mal vistas”, critica.

También reclama a los padres que sean más críticos: “El padre del siglo XXI sólo quiere oír al maestro que su hijo es muy inteligente, quizás un poco vago, lo demás le da igual porque tiene mucha prisa. Pero yo le diría que en su empresa tienen problemas porque falta creatividad, flexibilidad y capacidad para innovar. ¿No se han planteado que esto se puede cambiar desde las escuelas?”.

EL CAMINO HACIA EL ÉXITO ESCOLAR

MOTIVACIÓN

Hay que ser positivos, hablar bien de los hijos. Mostrarles que las buenas notas son consecuencia de su autoestima, esfuerzo e inteligencia, pero no son lo más importante para los padres.

NO ETIQUETAR

«Tal palabra me dices tal corazón me pones». El pedagogo José Pascual usa este refrán para recordar que hay que evitar expresiones negativas, como decir al alumno que es vago o no vale.

LA META Y EL PLAN

Pascual recomienda fijar una meta («así es más fácil llegar») y establecer un plan de estudio. Hay que programar el tiempo. Conviene que la sesión de estudio sea diaria y a la misma hora.

ELEGIR

«Es importante que cada uno trabaje en lo que más le guste», afirma Pascual, que considera un error elegir una carrera sólo porque se cree que se va a encontrar trabajo rápidamente.

CLAVES PARA ESTUDIAR MEJOR

LECTURA

Velocidad lectora y comprensión son la base. Pronunciar las palabras no es leer. Hay que fomentar desde niños el gusto por la lectura y que sean capaces de resumir y extraer lo esencial.

ENTRENAMIENTO

Antes de empezar a estudiar, Fernando Alberca propone dedicar unos minutos a hacer ejercicios y entrenar la memoria, como mirar durante un segundo cinco números e intentar retenerlos.

PENSAR Y RAZONAR

Desde los seis años pueden realizar actividades para habituarse a pensar, resolver problemas y tomar decisiones. Hay que introducir las emociones en aula y desarrollar la empatía.

A CUALQUIER EDAD

Cualquier momento es perfecto para mejorar nuestra capacidad para aprender. La edad adulta ofrece ventajas como el compromiso y la necesidad experimentada de evolucionar y mejorar.

 
Publicado en General, PARA EL PROFESORADO, PARA LAS FAMILIAS, PARA ORIENTADORES | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Cómo entender el síndrome de Asperger

 

Problemas de interacción social, falta de comunicación y expresividad caracterizan este trastorno

 
asperger_0.jpg
Aun no se conoce cuál es la causa médica que origina el síndrome de Asperger. FOTO: © Wavebreak Media – http://www.photaki.com

18/02/2014 por: Santytp

El sídrome de Asperger comparte una característica esencial con el autismo: problemas para interactuar en sociedad. Sin embargo, algunos elementos diferencian a estos dos trastornos. Las personas que padecen el síndrome de Asperger descubren las habilidades del lenguaje desde niños, con su grupo de iguales, pero no comprenden bien su uso a nivel social. En cambio, las personas con autismo clásico sí tienen problemas para aprender el lenguaje. En este practicogramas descubrirás un poco más sobre cómo afecta este trastorno a las personas que lo padecen.

 

  • 1 ¿Qué es el síndrome de Asperger?

    El síndrome de Asperger es un Trastorno Generalizado del Desarrollo. Las personas que lo padecen conviven con él desde que nacen. Este síndrome genera dificultades de interacción social y problemas de comunicación y expresividad.

    “Las personas con el síndrome de Asperger quieren socializar y tener amigos, pero cuando intentan establecer relaciones muchas veces se equivocan”, explica Luis Miguel Aguilar, psicólogo de la Asociación Asperger Madrid. El problema de los que sufren este trastorno es que “no saben cómo interactuar con los demás”. Por este motivo, en contra de su voluntad, la “soledad” suele acompañar a estas personas.

    No existen estadísticas del número de casos a nivel mundial. A pesar de ello, el psicólogo Tony Attwood considera que una de cada 250 personas padece este síndrome (‘Adults with Asperger’s Syndrome often go undiagnosed’). La Asociación de Madrid, por ejemplo, diagnosticó 36 nuevos casos durante el 2012.

     
  • 2 Una diferencia con el autismo.

    El síndrome de Asperger se enmarca dentro del espectro autista. Los problemas de interacción social asemejan ambos trastornos. Existen diferentes categorías de autismo, pero a rasgos generales, la principal diferencia entre el autismo clásico y el síndrome de Asperger es el problema con el lenguaje.

    “El 75% de las personas con autismo tienen algún tipo de retraso con el lenguaje”, comenta Luis Miguel Aguilar de la Asociación Asperger Madrid. Las personas con autismo tienen problemas para comunicarse y algunos de ellos no llegan a desarrollar lenguaje. “La persona con Asperger aprende a leer y hablar perfectamente, pero tiene dificultades para utilizar esas herramientas en los entornos sociales”, asegura este psicólogo.

     
  • 3 Una historia real: el caso de Jorge.

    “Convivir con el síndrome de Asperger es una lucha diaria”. María Cano es madre de un niño que sufre este trastorno. Jorge, de 14 años, fue diagnosticado de Asperger hace tres años.

    Muchas familias descubren de forma tardía el síndrome debido a que no se conocen exactamente las causas médicas que lo origina. Tests psicológicos y entrevistas con las familias son cruciales para descubrir si se cumplen los parámetros de este trastorno.

    En el caso de Jorge, María recorrió numerosos médicos hasta encontrar por fin el diagnostico correcto. “Me decían que mi hijo tenía celos de sus hermanos o que simplemente era vago”, afirma. “Poner el nombre a las cosas te ayuda a comprenderlas, es importante que la gente conozca más sobre los Asperger”, argumenta esta madre.

     
  • 4 Explicando un mundo diferente.

    “Las personas con síndrome de Asperger no tienen ningún tipo de problema físico ni verbal que los identifique a primera vista”, manifiestan desde la Asociación Asperger Madrid. Por este motivo, la sociedad muchas veces no sabe cómo reaccionar a su comportamiento. En apariencia son personas sin ningún tipo de problema.

    “Muchas veces se las ha acusado de ser pedantes o maleducados”, comenta el psicólogo Luis Miguel Aguilar. Los llamados ‘aspies’ utilizan un tono de voz monóntono y suelen ser muy precisos a la hora de hablar. “Muchos de ellos quieren ser perfectos a la hora de denominar las cosas. Esta hiperprecisión resulta extraña al resto de las personas”, apostilla.

    María Cano cuenta que las personas con Asperger “tienen una percepción diferente de nosotros”. Tienen que acostumbrarse a un mundo que no entienden por qué es así. “Mi hijo no comprende por qué tiene que hacer un examen si en clase ya ha demostrado que se sabe el temario”, subraya María Cano.

     
  • 5 Un círculo social fuerte pero muy cerrado.

    La relación de los ‘aspies’ con su núcleo cercano suele ser muy buena. Sin embargo, a la hora de mostrar afecto, “siempre son ellos los que tienen que llevar la iniciativa”, remarca María Cano. Besos y abrazos no son imposibles para las personas con Asperger, pero estos gestos deben salir de ellos y no de los demás. “Normalmente no les gusta que les toquen sin su permiso”, comenta.

    “Es difícil ganarte la confianza de una persona con Asperger, pero si lo logras, entras en su círculo para toda la vida”, asegura María. Los ‘aspies’ se agobian en grandes grupos de gente. Ellos quieren “estar ahí”, pero necesitan “su espacio”.

    Las comidas familiares son un claro ejemplo. Jorge, el hijo de María, asiste cada domingo a casa de sus tíos. “Necesita la seguridad de la familia y le gusta ir, pero rara vez se sienta en la mesa con nosotros”, comenta su madre.

     
  • 6 Arqueología, informática, Japón y otros gustos particulares.

    Otra de las peculiaridades del síndrome de Asperger son los gustos y aficiones de estas personas. Muchos de ellos aprenden de una de sus grandes pasiones: la lectura.

    Dinosaurios, arqueología, relojes, informática, magia… son algunas de estas aficiones. El aprendizaje de por sí siempre es positivo, el problema es que, en ocasiones, generan problemas a las familias. “Tuve que instalar un detector de humos en casa porque Jorge empezó a fascinarse con las pócimas y los experimentos”, cuenta María Cano.

    Al final, estas familias van “aprendiendo sobre la marcha” a medida que conviven con el síndrome de Asperger. Las personas que padecen este trastorno intentan saber todo lo posible sobre temáticas concretas. El problema, según explica el psicólogo Luis Miguel Aguilar, es que “no siempre son útiles”.

     
  • 7 El mercado laboral para las personas con Asperger.

    El trabajo también puede suponer un hándicap para las personas con Asperger, aunque depende de cada caso. “Los trabajos de cara al público son más complicados”, subrayan desde la Asociación Asperger Madrid. Según comentan, muchas de las personas que tienen este trastorno “trabajan mejor solos”.

    Por ejemplo, muchos de los ‘aspies’ son amantes de la informática. Un arma muy buena para encontrar trabajo. Un empleo que, además, suele efectuarse más en soledad.

    Sin embargo, que no sean buenos de cara al público no significa que se les deba aislar. “Les gusta tener contacto con los demás, pero sin que se les obligue”, subrayan en la Asociación.

     
  • 8 El síndrome de Asperger en televisión.

    Aunque el síndrome de Asperger es bastante desconocido, poco a poco va a apareciendo en televisión. La serie ‘Frágiles’ de Telecinco mostró durante dos temporadas las características de este trastorno. Ruth Núñez fue la actriz encargada de dar vida al personaje de Lola, una chica que padecía este síndrome. Puedes ver todos los capítulos ‘online’ en Mitele.

    Desde la Asociación Asperger Madrid comentan que esta serie “refleja bastante bien el síndrome”. Eso sí, hay que entender que un solo personaje aúna todos los “clichés”. La producción de Mediaset muestra un caso, pero cada persona es diferente. Lo mismo ocurre con el personaje Sheldon Cooper de ‘Big Bang Theory’. “Es muy importante informarse bien para entender la problemática de las familias que conviven con este trastorno”, manifiesta el psicólogo Luis Aguilar.

     
  • 9 ¿Más información?

    Si quieres conocer más, visita la sección ‘Enfermedades y trastornos’ en la categoría de ‘Salud’. También puede que te interesen los siguientes practicogramas:

    - ‘Cómo identificar el autismo infantil’.

Publicado en General, PARA EL PROFESORADO, PARA LAS FAMILIAS, PARA ORIENTADORES | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

El Quijote, la educación, la orientación, …

PIEDRAS  PRECIOSAS

El Quijote  es una mina de “Piedras Preciosas”; en este blog ya hemos mostrado algunas (“No andes, Sancho, desceñido y flojo, que el vestido descompuesto da indicios de  ánimo  desalmado”).

Ahora otras dos más:

  • “El mal de quien la causa no se sabe,  milagro es acertar la medicina”.
  • “El principio de la salud  está en conocer la enfermedad y en querer tomar el enfermo las medicinas que el médico le ordena”

Miguel de Cervantes. El Quijote

Publicado en General, PARA EL PROFESORADO, PARA LAS FAMILIAS, PARA ORIENTADORES, PIEDRAS PRECIOSAS | Deja un comentario

Las cinco características que cumplen todos los genios.

26/01/2014

 
 
 

¿Qué hace a un genio ser un genio? Es una pregunta que nos hemos hecho a lo largo de toda la historia. Todo el mundo aspira a alcanzar la excelencia pero muy pocos la logran y, en la mayoría de ocasiones, no entendemos cómo una u otra persona ha logrado lo que ha logrado. ¿Cómo consiguió Picasso mantener siempre un altísimo nivel en su inmensa obra pictórica? ¿De dónde sacó el tiempo Stockhausen para componer un total 363 obras? ¿En qué momento se le ocurrió a Einstein formular la teoría de la relatividad?

Hay quien piensa que un genio nace, no se hace: sencillamente, tiene el talento para una actividad concreta y le basta con desarrollarla para alcanzar la excelencia. Pero esto es una visión muy simplista de la realidad y, además, como han comprobado numerosos estudios, falsa. No cabe duda de que un genio es talentoso por naturaleza, pero el talento no es ni de lejos la característica más importante del mismo. Estos son las cinco cosas que, sin excepción, cumplen todos los genios. Y no todas son agradables para el común de los mortales.

1. Son curiosos e impulsivos

Para elaborar su libro Creatividad (Paidós, 2008), el profesor Mihaly Csikszentmihalyi entrevistó a 91 genios, de todas las disciplinas, incluyendo a 14 premios Nobel. Una de sus principales conclusiones es que las personas con mentes privilegiadas, que logran creaciones excepcionales, tienen dos cosas en abundancia: curiosidad y determinación. “Están absolutamente fascinadas por su trabajo y, aunque haya otras personas más brillantes, su enorme deseo de lograr lo que se proponen supone el factor decisivo”, asegura Csikszentmihalyi.

2. Lo importante no es la educación, son las horas que dedican a su especialidad

Solemos asociar el expediente académico con la excelencia, pero son cosas que no siempre están relacionadas. El profesor de la Universidad de California en Davis, Dean Keith Simonton, realizó un estudio en que analizó los expedientes académicos de más de 300 genios nacidos entre 1450 y 1850, entre ellos gente como Leonardo da Vinci, Galileo, Beethoven o Rembrandt. Determinó cuánta educación formal había recibido cada uno y midió sus niveles de eminencia a través de sus obras de referencia. Sus resultados fueron sorprendentes. La relación entre educación y excelencia, al trasladarse a un gráfico tenía forma de campana: los creadores más destacados eran aquellos que había recibido una educación media, algo así como una diplomatura. Los que habían recibido una mayor y una menor educación eran menos creativos.

Los creadores más destacados son siempre aquellos que más han trabajado en su especialidad y han dedicado su vida a ellaNo cabe duda de que los genios más destacados seguían estudiando, pero eran autodidactas y, sobre todo, unos adictos al trabajo. “Los genios son todos iguales”, explicaba el crítico literario V.S. Pritchett, “nunca dejan de trabajar, no pierden un minuto. Es deprimente”.  La realidad es que, sin esfuerzo, el talento importa poco. Los creadores más destacados son, siempre, aquellos que más han trabajado en su especialidad, han dedicado su vida a ella, han aprendido todo lo que se podía aprender, y han llevado su pasión al límite.

3. Son muy críticos con su trabajo

Según el psicólogo Howard Gardner, Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales en 2011, los grandes genios como Picasso, Freud o Stravinsky tenían un patrón similar de trabajo, que se basaba en el ensayo y error: analizaban un problema, creaban una solución, la probaban y generaban una retroalimentación constante. “Los individuos creativos”, asegura Gardner, “emplean una considerable cantidad de tiempo en reflexionar acerca de lo que quieren alcanzar, si han tenido éxito o no y, si no lo han logrado, qué deben hacer diferente”.

Las mentes creativas son también las más metódicas.

4. Son sacrificados, solitarios y, en ocasiones, neuróticos

Los genios están todo el rato pensando en su obra y esto tiene múltiples desventajas. Dedicar todo tu tiempo al trabajo implica un sacrificio inmenso y una merma en las relaciones sociales. Según Csikszentmihalyi, la mayoría de genios son marginados durante la adolescencia, en parte porque “su intensa curiosidad e intereses muy focalizados resultan extraños a sus compañeros”, en parte porque los adolescentes demasiado gregarios no están dispuestos a gastar tiempo, en soledad, para cultivar su talento. “Practicar música o estudiar matemáticas requiere una soledad temible”, asegura el profesor.

En ocasiones, el sacrificio necesario para ser un genio puede rozar lo patológico. La entrega puede tornarse en obsesión: las personas excelentes no son necesariamente felices. Basta ver el ascetismo que alcanzaron Freud, T. S. Eliot o Gandhi, o la soledad autoimpuesta que desarrolló Einstein. Muchos genios desarrollan, además, una personalidad neurótica: su trabajo les volvió maniáticos y egoístas.

5. Trabajan siempre por pasión, nunca por dinero

Los verdaderos genios se desviven por su trabajo y, en ningún caso se entregan a éste por dinero, sino por pasión y vocación. “Los artistas que han desarrollado su pintura y escultura por el placer de la actividad en sí más que por las recompensas extrínsecas, han producido un arte que ha sido reconocido socialmente como superior”, asegura el pensador y escritor Dan Pink en su libro La sorprendente verdad sobre qué nos motiva (Gestión 2000). “Además, son aquellos a los que motivaba menos las recompensas extrínsecas los que, finalmente, las recibían”. 

Publicado en General, PARA EL PROFESORADO, PARA LAS FAMILIAS, PARA ORIENTADORES | Etiquetado , , | Deja un comentario

Las pautas a seguir para contar a los niños la muerte de un ser querido

 

22/11/2013

  

Una de las preocupaciones que se le puede plantear a los adultos tras la muerte de un ser querido es cómo decirles a sus hijos lo que ha pasado. Cómo expresárselo para que ellos lo entiendan y puedan adaptarse a la nueva situación.

Es muy importante no perder de vista que las explicaciones sobre lo que ha pasado son mucho más sanas y les van a ayudar a procesar mejor el duelo que los silencios. Ya que los niños, por pequeños que sean, son capaces de sentir que en casa pasa algo raro; los silencios y no explicarles lo que pasa en realidad pueden llevar a confundirles.

Los niños son capaces de conversar acerca de cualquier tema con el cual hayan tenido una mínima experiencia. Desde pequeños en los cuentos, películas y en lo que oyen de las conversaciones de mayores, está presente la muerte. Vamos a ofrecer una serie de pautas a seguir que orientan sobre cómo tratar este tema. 

  • Emplear el lenguaje de los niños, lenguaje sencillo, palabras que ellos entiendan y adaptado a su edad.
  • No esperar una respuesta inmediata u obvia del niño tras la conversación, puede que lleve su tiempo, al igual que pasa en los adultos.
  • Escuchar y observar al niño cuidadosamente, para ver si hay algún cambio de comportamiento, alteraciones a la hora de comer, de dormir…
  • Se debe estar disponible por si el niño quiere expresarnos algo, no se debe intentar cubrir todos los aspectos importantes de la muerte en una sola conversación. Ya que se podría saturar al pequeño, generando entonces que no llegue a asimilar lo que le decimos.
  • Uno de los métodos más valiosos para hablar con los niños acerca de la muerte es el de dejarles hablar y preguntar con libertad. Expresarles de manera clara que nada de lo que ellos puedan preguntarnos va a dañarnos o enfadarnos. Ya que a veces tienen miedo de que los padres se sientan mal por sus preguntas. Un ejemplo sería: “Cariño, si quieres preguntarme acerca de lo que ha pasado, o si en algún momento te sientes triste, confuso o enfadado, me lo puedes contar. Ni tu padre ni yo nos enfadaremos, ni nos vamos a poner tristes. Las cosas hay que contarlas y compartirlas con quien quieres para sentirse un poco mejor”.
  • No evitar el uso de las palabras “muerte” o “morir”. Hay que referirse a las cosas por su nombre para identificar la muerte y el proceso de morir. “El abuelito estaba muy enfermo, y era una persona muy mayor. Los médicos han hecho todo lo que podían para salvarle, pero al final ha muerto. Es normal que nos sintamos tristes, o que no nos parezca justo porque le queríamos mucho”.
  • Evitar el uso de eufemismos y de palabras que puedan crear confusión o que puedan tener significados alternativos para el niño. El uso de tales expresiones confunde al niño debiéndose usar las palabras exactas. Ejemplos de palabras inexactas son: “se ha ido, ya no está con nosotros, se ha marchado de viaje”.
  • Incorporar creencias religiosas para explicar la finalidad de la muerte sólo cuando la familia se sienta cómoda con estos términos. No se deben incluir ideas o creencias que los padres realmente no compartan, ya que puede confundir al niño.
  • Aclarar que la muerte no es el resultado de las acciones o pensamientos del niño. A veces los pequeños oyen expresiones tales como “me vas a acabar matando”, “me va a dar algo”. Los niños pueden entenderlo literalmente y esto hay que aclararlo. Que el pensamiento es una cosa y las acciones otras. Y que pensar algo, no va a llevar a que mágicamente se vuelva realidad.
  • Indicar al niño que los enfermos generalmente se recuperan. Los niños en ocasiones pueden no ser capaces de diferenciar entre enfermedades menores de las que amenazan la vida de una persona. Y asimilar que cualquier enfermedad irremediablemente va a finalizar en muerte.
  • Responder con claridad y sencillez. Los monólogos largos no sirven de nada. Cuando se desconozca la respuesta a una de ellas se le debe de indicar al niño, en lugar de inventar una respuesta falsa y evadirse.
  • Respetar la capacidad del niño para tolerar la conversación. Si exhiben indiferencia durante la conversación, juegan o ven la televisión. Con su comportamiento están transmitiendo su incapacidad para tolerar más información. Ante esto no se debe presionar pero dejar clara nuestra disponibilidad para hablar con ellos cuando así lo deseen.
  • Involucrar al niño en rituales de despedida. Los asuntos inconclusos son el factor que influye más en la no resolución del duelo. La involucración depende del nivel evolutivo del niño. Lo que hay que dejar claro es que no se les excluye de la vida familiar. En el caso que los padres se sientan incómodos haciéndole participar a su hijo en estos rituales, deben hacérselo saber. Preguntarles si quieren ir al entierro o al tanatorio; en lugar de creer que el niño no está suficientemente preparado para participar.
Publicado en General | Deja un comentario

Que no separen a mis mellizos

Muchos colegios envían a los niños de partos múltiples a distintas aulas para ayudar a su desarrollo. La decisión depende de los centros, pero cada vez más padres protestan

 
30 SEP 2013 -

 

Las comparaciones son más fuertes si los gemelos son del mismo sexo y comparten el aula. / Larry Williams (Associates / Corb)
 
 

Los padres son los que mejor conocen a sus hijos cuando aterrizan por primera vez en la escuela, pero los docentes son los que saben de pedagogía. ¿Quién debe decidir entonces si los hijos de partos múltiples han de estudiar juntos o en clases separadas? La Administración delega esta decisión en el centro escolar y este a menudo opta por mandarlos a aulas separadas, intentando con ello promover el desarrollo de la individualidad de los niños. Los padres, aun con pesar, suelen acatar la decisión del centro sin rechistar… Aunque no siempre es así. Un grupo cada vez más numeroso de padres ha decidido alzar su voz contra esta práctica. La cabeza más visible en España es Meritxell Palou, una madre que se ha dedicado a recoger firmas en contra de la separación de sus mellizas (cuenta ya con más de 3.300 entusiastas apoyos de otros padres) y que, incluso, ha coordinado la edición de un vídeo contrario a la dispersión.

Las mellizas de Palou fueron separadas durante siete días pero, tras buscar la mediación de un abogado y reunirse con la dirección del centro —al que también va su hija mayor—, las niñas han vuelto a estar juntas. “Habían retrocedido. Tenían pesadillas, eran más dependientes la una de la otra”, asegura la madre, que trabaja como monitora de un movimiento denominado pedagogía blanca, que aboga por “educar sin amenazas”.

Muchas veces uno lleva la voz cantante, habla y actúa por los dos hermanos

La escuela de Sant Andreu de la Barca (Barcelona) no ha cambiado su normativa, sino que ha hecho una excepción con estas alumnas. “Las separaciones se dan sobre todo en Madrid y Cataluña. En Extremadura, País Vasco y Valencia es menos frecuente”, asegura Palau. También en Barcelona, unos padres de Sentmenat han iniciado una campaña de recogida de firmas.

La política de los centros de separar a gemelos y mellizos comenzó hace tres décadas, cuando comenzó a fomentarse la individualidad de cada alumno. Antes se les trataba como un pack, eran “los gemelos”, no Juan y Pedro. “Es un falso mito que tengan que estar separados, se hace por ignorancia”, asegura la psicóloga holandesa Coks Feenstra, que trabaja con gemelos desde hace dos décadas en Valencia.

María José Santelesforo, orientadora del colegio Estudio, de Madrid, heredero de la Institución Libre de Enseñanza, asegura que en los últimos años tienen cada vez más padres que se quejan de que les separen. “Algo que hemos hecho siempre. Al principio es más fácil porque es como ir con tu mejor amigo a clase y a los padres les da pena. Pero a medio y largo plazo es lo mejor”, explica Santelesforo. La orientadora piensa que hasta los tres años es conveniente que estén juntos, pero a partir de esa edad tienen que haber desarrollado su identidad, su yo.

“Al principio ningún niño se diferencia de su madre. No entiende el yo. Pero a los tres es otra cosa. Si están juntos entonces no desarrollan mucho el lenguaje. Tienen su propio código y no necesitan hacerse entender con el resto de alumnos. No conviven”, añade. En el colegio Estudio, cuando los niños son mayores, las familias pueden elegir. En estos momentos tienen a dos trillizos de Bachillerato en la misma clase porque lo han querido así. “Piensan que se pueden ayudar y nos ha parecido bien porque ya tienen sus vidas propias y su opinión formada”.

Las mellizas Inés y Elena Fidalgo, de tres años, fueron juntas a la guardería en Valladolid por decisión familiar y acaban de separarlas al cambiar de centro. La dirección les explicó que así logran ser más independientes, pues la personalidad de un niño suele arrastrar al otro y para evitar que los profesores las comparen o las traten como una unidad. “Primero me dio pena, pero están muy bien. En el colegio llevan separando muchos años y solo una vez han tenido problemas. Fue con unos mellizos que llegaron con el curso empezado”, cuenta su madre, Victoria Posadas. “Les pusieron juntos porque la familia lo pidió. La niña era brillante y sociable y el niño, no. Iba a peor, así que al año siguiente fue cada uno a una clase”, prosigue. A esta madre le gusta que sus hijas “tengan distintas experiencias”.

Aunque sean gemelos idénticos, no evolucionan igual en el colegio

Lourdes Ferrer, madre de las gemelas idénticas Celia y Valentina, opina como Victoria Posadas. “A los dos años las separaron en la guardería y lloraron como cualquier niño que va al cole por primera vez. Me parece bien que estén separadas porque es el único momento del día que desarrollan su individualidad. En cuanto salen al recreo están juntas y en casa también”. Ferrer cree que esta es la única forma de que interactúen con otros niños, “les hace tener otras perspectivas, conocer otros contextos”. Cuando eran pequeñas, delante de un espejo creían ver a su hermana, pero “ya son conscientes de que son dos personas distintas y que la otra es su hermana”.

Tras tener gemelas idénticas en 1995, la estadounidense Pamela Prindle Fierro ha dedicado su vida a estudiar los partos múltiples y a transmitir su experiencia. La experta ha publicado dos decálogos con los pros y los contras de separarlos, y claramente ganan los primeros. Prindle Fierro sostiene que compartir aula aumenta la competitividad porque los alumnos (especialmente si son del mismo sexo) son constantemente comparados. Además, los niños tienen que interiorizar que son individuos únicos, con habilidades diferentes, y les desanima no aprender al ritmo que el otro. Al ser los mejores amigos y, al mismo tiempo, los peores enemigos, se distraen, alborotan y solo están interesados en sociabilizar con el otro, sin interés por jugar con otros niños.

“No tienen por qué alborotar. Tuve unos mellizos en sexto de primaria y sucedía al revés. Uno era muy payaso y el otro, más tímido, pasaba mal rato cuando el otro hacía monerías”, cuenta Cira Fernández, pedagoga y madre de gemelos idénticos, Manuel y Lucas Reimóndez, de dos años. Ella es partidaria de que sigan juntos y les matriculará en un colegio en el que ella trabajó y que sigue esta política. “No creo que tengan problemas de identidad. Ya la tienen. Cada uno tiene su carácter”. Sus niños tan solo se han separado alguna vez para ir al médico y echan en falta a su compañero de sillita. Sabe que tiene que empezar a hacer planes por separado con ellos —los expertos lo aconsejan desde los dos años—, pero reconoce que le apena y no encuentra tiempo. “El día a día ya es lo suficientemente complicado como para dividirlos”.

Una madre catalana ha recogido 3.300 firmas en contra de la separación

Prindle Fierro ha recopilado también un decálogo de razones para educarles juntos: aprenden lo mismo y al mismo tiempo; es lo más conveniente para organizar la logística de la familia —lo que no significa que sus padres sean egoístas o vagos—, y ello permite a los adultos involucrarse más activamente en la comunidad escolar; un gemelo puede hundirse por necesitar al otro; si no son competitivos (normalmente cuando no son del mismo sexo) pueden canalizar como algo positivo estar juntos y a algunos gemelos la ausencia de su hermano les impide concentrarse en clase.

Palau no dudó en contactar con un nutrido grupo de psicólogos que ampararan su teoría en el vídeo Gotas de agua. “La Convención de los Derechos del Niño dice que este tiene derecho a dar su opinión sobre las cosas que le conciernen, así que hay que tenerla en cuenta”, declara la profesional Rosa Jové, autora del libro Dormir sin lágrimas. A Alejandro Busto no le gusta que se busque la independencia de los niños con la separación: “Hay que tomar las decisiones basadas en los vínculos, en las emociones. Los profesionales creen que en una sociedad capitalista lo útil para el ser humano es la independencia. Pero yo creo que nuestros grandes problemas provienen de la independencia. Hay una falta de sentimiento colectivo”.

Ana María Valenzuela, también psicóloga, retrasaría la decisión hasta los seis años: “En primaria tienen ya identidad; o en secundaria, porque a los 12 años hay un deseo de individualización, de emprender algo en solidario”. Nayra Álamo, maestra, asegura en el vídeo que hay padres frustrados por permitir la separación que empiezan a “dudar sobre su manera de criar a sus hijos. Sobre lo que está bien y lo que está mal”.

Coks Feenstra, autora de El gran libro de los gemelos, distingue diversos tipos de relación, dependiendo del origen. Es más íntima entre los gemelos idénticos. “Compartes el ADN y te sientes más próximo. En sus investigaciones, Nancy Segal (psicóloga evolutiva de la Universidad Estatal de California) explica cómo todos los niños de partos múltiples se buscan con la mirada en clase para sentirse seguros, y más cuando son gemelos idénticos”. Ello hace que cuando son trillizos y dos provienen de un mismo óvulo divido su contacto sea más próximo. “A veces el tercero se siente discriminado y tiene problemas de autoestima. Físicamente no se parece tanto como sus hermanos y se siente aislado. He tenido más de un caso”, asegura Feenstra.

Entre mellizos de distinto sexo, el vínculo difiere. “Ellas suelen ser más sociables y tienen más capacidad oral y por eso a veces es contraproducente que estén juntos”, piensa. Aunque la psicóloga es una firme defensora de la no separación por norma en los primeros años. “El vínculo entre los hermanos es enorme. Han compartido el mismo útero”. Feenstra cree que hay que “actuar con sentido común y no tener que promulgar leyes, como en algunos Estados de Estados Unidos, para que no los separen”.

Santelesforo: “A medio y largo plazo, es lo mejor para los niños”

Que los niños estén juntos en clase, aunque genéticamente sean idénticos en el caso de los gemelos, no significa que su evolución académica sea pareja. Núria Sebastián, catedrática de Psicología de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, y Anna Basora, doctoranda, están realizando un estudio con gemelos con el mismo ADN para averiguar por qué a algunas personas les resulta más difícil que a otras aprender un nuevo idioma. “Nuestros últimos resultados demuestran cómo el ambiente puede moldear las conexiones cerebrales y hacerlas más o menos eficientes, lo que impacta en el aprendizaje del lenguaje. Aquellos gemelos que difieren en la capacidad para aprender nuevas palabras también difieren en la estructura de las vías que conectan las áreas del lenguaje”, concluyen. “Esto refleja que nuestra capacidad para aprender un nuevo lenguaje no solo está en los genes, y que nuestras experiencias personales tienen un efecto crucial a la hora de moldear nuestro cerebro y nuestras capacidades”. Las experiencias, claro está, en dos aulas distintas son muy diferentes.

Pero, aunque no se críen juntos, hay expertos que sostienen que hay un nexo de unión que no se rompe. En Minnesota se recogen en un registro datos de gemelos, tanto idénticos como fraternales, que han vivido separados desde que tenían menos de un año y, por tanto, se han criado en ambientes diferentes. Los resultados sorprenden. En 1979 entrevistaron —y siguen su evolución— a dos gemelos, Lewis y James Springer, que tardaron 39 años en conocerse porque su madre se vio obligada a dar a uno en adopción. Ambos llegaron a la cita con un Chevrolet azul, se mordían las uñas, en la infancia habían tenido un perro que se llamaba Toby, se habían casado dos veces, fumaban el mismo tabaco y bebían la misma cerveza. Los dos habían sido buenos en matemáticas y no tan buenos en ortografía, pero solo uno de ellos tenía facilidad de palabra y escritura.

La similitud física lleva a que muchos padres opten por vestir a los gemelos idénticos de forma distinta. “Las peinamos y vestimos distinto. Facilita que la gente las distinga y las llame por su nombre. Que no las trate como un uno”, razona Lourdes Ferrer, que es diseñadora. Tras el nacimiento de sus niñas creó Lot a Tota a Lot, una marca online de ropa para gemelos. Los conjuntos son diferentes pero tienen una prolongación en el diseño del hermano. “Como son sus vidas, porque aprenden y hacen todo a la vez”. A veces juntos. A veces, no.

A más edad, más gemelos

España e Italia son, con diferencia, los países europeos que más postergan la edad de la maternidad. Las españolas son madres, de media, a los 29 años de edad, la cuarta edad más tardía de los países de la OCDE. Y ello explica al menos parcialmente el alto número de partos múltiples. Conforme aumenta la edad de la madre, se producen más casos de reproducción asistida. Este procedimiento concluye en el 30% de las ocasiones en un embarazo de más de un niño, aunque el 67% de las mujeres se implantan más de un embrión. Esta es la razón por la cual, en apenas una década (ver cuadro), los partos gemelares han pasado de representar el 1,5% del total (5.975 nacimientos) a un 2,07% (9.629) en el año 2011.

Al tiempo que decaían en ese espacio de tiempo los nacimientos cuádruples de 6 a 1 y los triples de 302 a (0,07% del total) a 267 (0,06%). Es decir, hoy cuatro de cada 100 niños nació de un embarazo múltiple.

Dos de cada 100 embarazos naturales son múltiples, pero en el caso de quienes se han sometido a tratamiento se multiplica por 15. Han mejorado las técnicas y ya pocas mujeres se implantan tres embriones. “El Single Embryo Transfer (SET, transferir un solo embrión) es una máxima para muchos doctores, que advierten de lo complicado que puede ser un embarazo múltiple a nivel obstétrico”, cuentan fuentes del Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). “Por eso en las clínicas tenemos un folleto informativo sobre el SET para que sean conscientes de lo que supone una decisión u otra”.

En este periodo se han producido importantes avances tanto en los tratamientos de fertilidad, cada vez más eficaces, como en la evolución de los propios embarazos. Así, mientras en el año 2000 el 54% de los gemelos nacía antes de tiempo, en el año 2011 el porcentaje había bajado al 45%.

Aunque no existiera el impacto de la reproducción asistida, a más edad hay, además, más predisposición a tener gemelos. En cualquier caso las clínicas tienden a reducir los embriones implantados, con lo que ese factor desaparecerá.

Publicado en General, PARA EL PROFESORADO, PARA LAS FAMILIAS, PARA ORIENTADORES | Deja un comentario